Comer en familia; vínculo, lenguaje y salud

Nov 07 , 2019

Comer en familia; vínculo, lenguaje y salud

“Sin lugar a dudas, es importante desarrollar la mente de los hijos. No obstante el regalo más valioso que se les puede dar, es desarrollarles la conciencia.” John Gay 

 

Algunos de mis mejores recuerdos de infancia son a la hora de la comida con mi familia, lo que más me gustaba era cuando compartíamos anécdotas sobre nuestro día, especialmente cuando eran cosas divertidas de mi distraído papá que siempre me hacía reír y  con quién yo logro identificarme mucho (sobre todo por su distracción) ¿Qué recuerdas tú de las comidas en familia?

La hora de la comida es muy importante y justamente su importancia radica en compartir pero no me refiero sólo a la comida si no a los momentos.

Existen muchos beneficios de comer en familia como el fortalecimiento de los lazos, la comunicación,  la identificación, y desde luego los beneficios nutricionales.

Recordemos que originalmente la comida es la representación del cuidado, del amor. Si a ese momento que está encaminado a cubrir una necesidad biológica se le agrega la convivencia estamos generando un vínculo y recuerdos positivos que fortalecen al yo.

Cuando nos sentamos a la mesa en familia nos damos la oportunidad de conversar  sobre lo que pasó en nuestro día, sobre lo que vimos, sobre nuestras emociones y nos regalamos un momento para reír, este es un tiempo para poder convivir, “la comida es un canal para la comunicación de sentimientos, opiniones, valores, identidades [social y singular]” (Amon, Guareschi, & Maldavsky, 2005)

Por otro lado el desarrollo del lenguaje tiene un periodo crítico que es durante los primeros tres años de vida y para los niños en su primera infancia este momento estaría representando la oportunidad de estimulación y el desarrollo del vocablo; el niño oye, observa, imita y adquiere vocabulario.

Así como yo, esta actividad al igual que otros momentos de convivencia familiar puede funcionar para el desarrollo de la personalidad, especialmente durante la pubertad y adolescencia donde estamos en búsqueda de nuestra identidad y como en esta etapa puede ser difícil la comunicación este es un buen pretexto para mantener la unión.

No hay que dejar de lado la parte nutricional, sentarse a la mesa es una posibilidad para comer más sano y de forma más controlada. Para los niños significa aprender a comer de manera más nutritiva siempre y cuando los alimentos que llegan a la mesa sean variados y que los papás también coman sanamente, recordemos que la conducta de los niños se basa en la imitación, ellos buscan entender el mundo y ser aceptados por los integrantes de su círculo y lo que ellos hagan es producto de la imitación.

Regálate un momento en familia, cuenten historias mientras comen y generan bellos recuerdos.

Bibliografía

Amon, Guareschi, & Maldavsky. (2005). La psicología social de la comida: Una aproximación teórica y metodológica. Subjetividad y Procesos Cognitivos, 45-71.

Moreno V. &  Galiano S. (2006). La comida en familia: algo más que comer juntos. Acta pediatrica Esp, 554-558.

Autor: Psicóloga Berenice González.

Alimentación Familia

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados