Discutir frente a los hijos

Feb 06 , 2020

Discutir frente a los hijos

Las discusiones son algo muy natural, cualquier pareja tiene desacuerdos, sin embargo es importante tener claro que hay discusiones que ayudan a construir y otras que sólo tienen efectos negativos, estas diferencias van desde puntos de vista que se contraponen hasta verdaderos altercados llenos de hostilidad o agresión.

Como adultos las peleas hostiles generan mucho estrés y ansiedad, da igual si somos los protagonistas o sólo espectadores, las emociones generadas son desagradables y pueden durar lo suficiente como para ir dañando nuestra salud física, emocional y desde luego nuestra relación, si eso ocurre con una persona adulta entonces imagina lo que experimentan los niños cuando ven a sus papás discutir con violencia, ellos aún no entienden cómo funciona el mundo y no saben del universo de ideas que existen, además están en el camino de entender sus propias emociones.

Discusiones padres

Cuando hay gritos constantes en casa los pequeños van desarrollando inseguridad, estrés y a largo plazo podrían sufrir depresión, se supone que el hogar debe ser su refugio, el sitio en donde estén cómodos y al ver que sus padres dejan de hablarse o se tratan mal este refugio seguro se convierte en un campo de batalla, lo peor que se le puede hacer a un pequeño es ponerlo a elegir y lo segundo peor es esconderle todo lo relacionado a esas peleas y decir cosas como “no pasa nada”, “estamos bien”, recordemos nunca menospreciar la inteligencia y percepción de nuestros pequeños, ellos lo absorben todo.

Por otro lado tener desacuerdos frente a los niños no es malo, por el contrario esto puede nutrirlos de muchas experiencias, una de las ventajas de que ellos observen una discordancia es que sabrán que hay una enorme gama de ideas y pueden aprender a negociar, convencer y ser personas más asertivas y con un mayor grado de inteligencia emocional, pero ¿cómo una discusión puede traer tantos beneficios? Pues lo mejor es cuando los adultos intentan mantener el control de sus emociones pero sobre todo cuando hay honestidad con los pequeños, siempre es tranquilizante saber que está ocurriendo en el entorno, así que es bueno explicarles de forma sencilla lo que pasa y hablarle de esas emociones que se están viviendo, como papás no teman hablar claro de sus emociones sin utilizar esto en contra del otro, la idea no es que los pequeños tomen partido sino que sepan lo que sienten y que vean cómo estas emociones se pueden manejar.

Uno de los puntos en contra de pretender que no ocurre nada cuando en realidad sí ocurre es que los hijos se sienten engañados, culpables, confundidos y además los convierte en personas que no saben resolver conflictos ya que se educa con la idea de que las discusiones, especialmente en el matrimonio, no existen, en el futuro no sabrán qué hacer ni que sentir cuando haya alguna diferencia con su pareja porque no tiene una referencia, así que por eso lo mejor es acercarse a ellos y ser transparentes.

Los momentos más felices de tu vida son los que pasas en tu hogar
cerca de tu familia. Thomas Jefferson.

 

Autor: Psicóloga Berenice González.

amor Educación Emociones Familia Hijos Salud emocional

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados